Ancla
15 | DIC | 2018
Cerca de 40 jóvenes se reúnen en las inmediaciones de la Biblioteca Central para consumir cerveza y estupefacientes (FOTOS: EL UNIVERSAL)

“Es un problema histórico y profundo”

01/03/2018
02:23
Redacción
-A +A

Los principales compradores y vendedores de droga en el circuito principal de Ciudad Universitaria son gente externa a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), cuya problemática no terminará si hay demanda de consumo, afirmaron diversos integrantes de la comunidad universitaria.

En un sondeo realizado por las facultades de Filosofía y Letras y de Derecho, estudiantes, trabajadores y académicos consideraron que el consumo de drogas no es algo nuevo en estos espacios universitarios, sino que ha sido un problema histórico que no terminará a corto plazo porque tiene causas profundas, como la situación económica y el acceso a la educación.

José Olguín Santos, estudiante y consejero universitario de la Facultad de Derecho, aseguró que la llegada de cárteles de droga a la Ciudad de México ha permitido que éstos hayan llegado  al campus principal de la máxima casa de estudios del país.

“La instalación de cárteles en la Ciudad de México ha provocado que la problemática de drogas aumente y haya llegado a CU como hemos sido testigos en los últimos días”, dijo.

Consideró que se debe capacitar a los cuerpos de vigilancia en la Universidad, “sobre todo porque desconocen aspectos del nuevo proceso acusatorio, derechos humanos y ellos son los primeros respondentes de acuerdo a nuestro sistema acusatorio, quienes van a entregar a la policía local a quienes sean detenidos por este tema”.

Un profesor de Historia, quien no quiso dar su nombre por cuestiones de seguridad, señaló que se deben enfocar los esfuerzos en medidas de prevención de consumo de drogas, porque “ahí podrían evitarse todos los problemas que ahora estamos padeciendo en CU y que nunca se habían visto en esta Universidad”. Comentó que quienes compran y venden drogas “son gente de afuera, porque la mayoría de los universitarios venimos a estudiar y a trabajar”.

Raquel (no quiso dar su apellido), estudiante de Pedagogía, señaló que la venta de droga en la UNAM, en especial en su escuela, es un asunto que no podrá ser erradicado en un plazo inmediato, sino que tiene raíces más profundas relacionadas con la situación económica y social del país.

“Podemos criticar a los chavos que compran o venden drogas, pero debemos ver que son problemas que tienen detrás un componente social y económico por la falta de oportunidades laborales o educativas. Nosotros como universitarios sí pudimos acceder, pero, ¿cuántos allá afuera no pueden venir a la Universidad?”. 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios