Ruiz Massieu plantea al PRI regresar a la base

René Juárez renuncia a la dirigencia nacional del partido por debacle electoral; Claudia Ruiz Massieu asume la presidencia y convoca a la unidad del priísmo
René Juárez Cisneros (centro) al anunciar ayer su renuncia a la dirigencia del PRI, que ahora estará a cargo de Claudia Ruiz Massieu (cuarta de der. a izq.). Foto: AGUSTÍN SALINAS. EL UNIVERSAL
17/07/2018
03:05
Alberto Morales
-A +A

politica@eluniversal.com.mx

Al presentar su renuncia como presidente nacional del PRI, René Juárez Cisneros advirtió que el partido se ha alejado de la bases y se ha infiltrado “la simulación”, por lo que, junto a la nueva presidenta, Claudia Ruiz Massieu, convocaron a la unidad al priísmo nacional.

Por ello, coincidieron en que es urgente un periodo de reflexión, transformación y que se escuche a las bases que demandan democratizar sus procesos internos y la toma de decisiones.

“La transformación futura del PRI debe ser del tamaño de la derrota actual”, aseguró Juárez Cisneros.

Acompañado por los líderes de sectores y organizaciones del partido como la CTM, CNC y CNOP, René Juárez dio la estafeta a Claudia Ruiz Massieu, quien por prelación dejará la secretaría general para ser presidenta nacional, y Rubén Moreira asumirá como nuevo secretario general.

En un mensaje a medios, en la sede nacional del tricolor, Juárez dijo que es necesario un instituto político en el que las cúpulas no decidan.

A manera de autocrítica, Juárez cuestionó: “Pareciera que no leímos bien el 68, el 88, el 97, 2000 ni 2006, y como partido perdimos la gran oportunidad de 2012, ¿nos cambiaron porque no cambiamos?, y ¿cuál es la transformación real y profunda que requiere el partido [PRI]?”.

El ex gobernador de Guerrero planteó la creación de una “comisión nacional consultiva para la refundación del PRI”, que podría instalarse en la segunda semana de julio.

Juárez Cisneros señaló que asumirá sus tareas legislativas en la Cámara de Diputados y sobre la posibilidad de que busque la coordinación parlamentaria en San Lázaro. Aclaró que serán los legisladores quienes tomen esa decisión.

“Serán ellos [los legisladores] y solamente ellos los que libre y democráticamente deberán decidir quién será nuestro coordinador. Yo estaré siempre dispuesto a sumarme a mi fracción”, declaró.

El pasado 2 de mayo, casi al inicio de las campañas y en una crisis interna, René Juárez asumió la dirigencia nacional del Revolucionario Institucional en sustitución de Enrique Ochoa Reza.

En sus 70 días al frente del partido, René Juárez le tocó enfrentar las derrotas electorales en la Presidencia de la República, la mayoría en el Congreso de la Unión, y en gubernaturas y espacios en los congresos locales.

Al asumir el cargo de presidenta nacional del PRI, Ruiz Massieu hizo un llamado a la unidad priísta.

“Construyamos esa unidad desde la democracia interna, de abajo hacia arriba, de la base a la dirigencia, de los estados hacia el centro, donde las expresiones del PRI tengan el derecho, que es también el deber de aportar, con ánimo constructivo y propositivo, a la tarea que tenemos los priístas de reformar al partido”, dijo.

Ruiz Massieu informó que convocará en los próximos días a la Comisión Política Permanente y al Consejo Político Nacional para la renovación de la presidencia que habrá de concluir con el periodo de Manlio Fabio Beltrones (2015-2019).

Por estatutos, la dirigencia interina tiene 60 días para convocar a una nueva elección o bien, Massieu y Moreira podrían ser ratificados o nombrar una nueva dirigencia.

Ruiz Massieu coincidió en que es necesaria una comisión nacional, plural e incluyente para conducir el proceso de profunda reflexión, “que impulse la gran reforma del partido, una reforma cimentada en la unidad”.

La nueva dirigente dijo que está consciente de que asume esta responsabilidad “en el momento más complejo que hemos encarado en nuestra historia como organización política.

“Asumo con plena conciencia el reto que implica, también el momento histórico que vive nuestro partido y el que vive México”, precisó.

Señaló que desde la unidad, y a partir de la democracia interna, “con nuestra militancia al centro, lograremos replantearnos, reinventarnos y renovarnos, a fin de refrendar al PRI como un partido grande, la fuerza popular que conquiste nuevamente la confianza mayoritaria ciudadana, para seguir sirviendo a México”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS