Los ideales electorales casi me cuestan la vida: Héctor Suárez

El actor dice que está harto no sólo de los políticos, también de que los mexicanos no se esfuercen por provocar un cambio
El actor ha hecho crítica en sus programas de comedia como ¿Qué nos pasa? Foto: AGUSTIN SALINAS. EL UNIVERSAL
27/02/2018
04:00
Sughey Baños
-A +A

aridiana.banos@eluniversal.com.mx

El actor Héctor Suárez se ha caracterizado por ser incisivo y duro en su crítica sobre los acontecimientos que afectan al país, actitud que muchas veces ha trasladado a su trabajo en cine, televisión o teatro; cómo olvidar el programa ¿Qué nos pasa?, que en 1986 fue en parteaguas al realizar en cadena nacional algo impensable en ese momento: evidenciar con humor la burocracia y demagogia de los políticos y servidores públicos.

En la actualidad, Suárez asegura que esos tiempos han quedado atrás y ahora prefiere enfocarse en su labor en los escenarios, sobre todo después de haber sufrido el año pasado el ataque de unos desconocidos que, pistola en mano, le exigieron dejara de expresar su opinión sobre temas políticos. Pero su propia naturaleza, en la que quedarse callado ante la injusticia no ajusta, le permite dar su visión de este 2018.

¿Qué opina de los políticos?

Los políticos son los mejores comediantes en cualquier país; son unos cínicos y unos sin vergüenzas, lo digo en serio y hablo parejo, el que no roba de una manera roba de otra, el que no, hace tráfico de influencias, pero todos abusan del puesto que tienen y hacen todo menos su trabajo.

Ya empieza a oler a mierda por toda la ciudad, que hacen popó en todos lados, con todas las cochinadas y trampas que hacen; preparémonos porque va a ser un olor espantoso, no les importa lo que suceda, el poder es lo único importante, ya ningún partido ofrece nada, ni el verde o el colorado o el tutifruti, lo único que quieren es quedarse con el poder a como dé lugar. Va a ser un año difícil.

Como ciudadano preocupado por lo que sucede en este país, ¿cuál es su perspectiva para este 2018?

He estado tres veces a punto de perder la vida, esta última vez fue fuerte. Con el pavor, el terror y el pánico que tenía comencé a proteger a los malandrines; en público no dije cómo fue, donde sí lo dije fue en la Procuraduría, cómo fue de violento y de fuerte. He llegado a la conclusión de que creo no vale la pena arriesgar la vida de mi hija de seis años, de mi hijo 18, de mi hijo de 48, de mi hija mayor y de mi esposa, no vale la pena.

Hasta que deje de respirar va a dejar de preocuparme este país que tanto amo.

¿Qué necesita el país?

Para salvar una nación no se necesita estudiar cualquier carrera, se necesita amor, amar a tu país y estoy cansado ya de esta indiferencia que mostramos, no reclamamos nada, no hay cultura del reclamo. Estoy harto de esa actitud, ¿por qué me la voy a jugar yo cuando está lleno de imbéciles que no dicen nada? Aquí para lo único que tenemos valor es para gritarle pu… a un portero cuando va a despejar, para eso sí tenemos valor y (estamos) perdidos en el anonimato.

No nos descalifiquen de un mundial por un penalti que no fue, porque entonces ahí sí la hacemos de pe… salimos a la calle a reclamar, pero cuando nuestros derechos son pisoteados nos quedamos callados, mudos, quietos; ya estoy harto, no pienso arriesgar mi vida más, ni la de mis hijos diciendo más, no vale la pena. No es una actitud comodina, yo he llegado a esto para no perder la vida; sigo enfermo, mi vida no ha sido la misma, me entran ataques de ansiedad desde que me amenazaron de muerte, lograron amedrentarme.

¿Cree todavía en la democracia de este país?

¿Cuál democracia? No existe, tenemos una simulada, todo es simulado aquí. A ver si reaccionan y hacemos algo, es un momento definitivo y decisivo para México, lo único que voy a decir es que hay que votar a como dé lugar, hay que votar ahora más que nunca, porque lo que no quieren es que votemos para que gane el PRI, no lo permitamos.

Si pudiera solicitar algo al siguiente gobernante, ¿qué le pediría por este país?

Es un sueño que tengo y que ocurre en San Lázaro, en el palacio legislativo, que estén todos dentro y caiga una pinche bomba, México se salvaría de esa gentuza, eso pediría, que desaparezcan todos esos a los que no les importa México, que son capaces de vender a su propia madre, no tienen moral.

¿En algún momento pensó en ser candidato? Ya lo habían invitado al Partido Encuentro Social

Yo siempre he dicho que la política no me gusta y no puedo porque no sé decir mentiras yo digo la verdad, pero si en algún momento me llamara alguien honrado, que yo vea que ama a mi país, que vea que quiere defenderlo, claro que entraría a ayudar, a sanar, a limpiar todo esto y a luchar por mi país y mis hermanos mexicanos.

Mantente al día con el boletín de El Universal

COMENTARIOS