Pese a los años, nada los detiene

Creedence Clearwater Rivisited regresan a territorio mexicano para complacer a sus fans y demostrar que el rock sigue tan vivo como antes
El público ha demostrado su cariño a lo largo de dos décadas de trayectoria (CORTESÍA JEFF DOW)
01/03/2018
00:06
Humberto Montoya O.
-A +A

jose.montoya@eluniversal.com.mx

Han pasado cuatro años desde su última visita de Creedence Clearwater Revisited. Es tiempo suficiente para que los seguidores de la banda californiana esperen otra gran lección de rock como las que han dado desde hace más de dos décadas.

En entrevista, Doug Clifford miembro fundador de lo que fuera Revival y actual baterista de la agrupación, explica que aun cuando una amplia carrera de éxitos los respalda, él no se considera un rockstar. Más que eso, lo único que quiere es seguir tocando junto a viejos amigos y para nuevas personas que, con el paso de los años, se han sumado a un proyecto que nunca imaginó seguiría vigente tantos años

“Ninguno de nosotros decimos que somos estrellas del rock. Yo por ejemplo, simplemente soy muy afortunado y estoy bendecido con música que ha logrado tocar a múltiples generaciones. Es increible que nos siga gente hable nuestro idioma o no, poniendo a México como ejemplo, y nos escuchen tanto. Estamos muy conectados con la audiencia, transmiten mucha emoción y eso lo puedes sentir, y de eso es de lo que se trata al final del día”, comentó.

Cosmo, como le dicen de cariño, decidió volver a los escenarios en 1995 de la mano de Stu Cook, otro de los integrantes originales de Creedence Clearwater Revival, aún cuando Tom Fogerty había fallecido tan sólo cinco años atrás y John Fogerty, otro de miembro, no estuvo de acuerdo.

El músico admite que ha dejado atrás la esperanza de volverse a unir en un mismo escenario pero que, aún después de todo, sigue existiendo una relación que los unirá por siempre.

“No es algo en lo que piense, porque muchas veces he terminado decepcionado por ello. Ya pasaron más de 20 años pero creo que el tiempo ha pasado y no veo el punto de hacerlo, no creo que sea algo que él quiera hacer. Las cosas no estarán mejor de lo que están ahora”.

Al cuestionarle sobre lo que Tom pensaría si no hubiera perdido la vida —debido al VIH que contrajo en una transfusión y que después le trajo complicaciones en un cuadro de tuberculosis—, no duda en volverse emotivo por unos minutos y recordarlo con cariño.

“Estoy seguro de que él siempre está acompañándonos y pienso que si estuviera con vida, sería parte del proyecto; nunca lo podremos saber. Asumo que eso es algo que muy probablemente hubiera pasado y nos hubiéramos divertido otros 23 años tocando”.

El músico, quien se presentará en el Palacio de los Deportes mañana a las 21:00 horas, subraya que lo único que quiere es seguir tocando hasta que el cuerpo se lo permita y honrar este proyecto que naciera en California en 1967.

“El nombre de la banda es un claro homenaje a lo que hizo Revival, con Revisited trajimos esas canciones de vuelta y haya o no música nueva, habrá música nueva de mi parte. Me gustaría pensar que seguiremos ahí por unos cuantos años más, seguimos estando juntos en este proyecto y la música es algo fenomenal, lo que hace mi sangre fluir y no me imagino en otra cosa”. Lo importante, añade, es demostrar su talento a nuevas y viejas generaciones: “Teníamos un plan de cinco años con Revisited y se ha prolongado un poco, sigue creciendo y sigue uniéndose a otras generaciones, veo en los conciertos a niños de 11 y 12 años cantando con nosotros y para mí esa es la parte más emocionante de todo esto.

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios