Juan Carlos Onetti vivió sus últimos años en la cama por "pereza"

"Juan dormía, comía, leía y hacía el amor todo en la cama, porque consideraba que era donde pasaba todo lo importante", dijo Dorotea Muhr
Juan Carlos Onetti
Reproducción de una fotografía del escritor Juan Carlos Onetti. Foto: EFE/Iván Franco
16/07/2018
12:28
EFE
San Lorenzo de El Escorial
-A +A

El escritor uruguayo Juan Carlos Onetti vivió los últimos años de su vida en la cama porque, decía públicamente, allí era donde pasaba "todo lo importante", pero en realidad, según su viuda, la violinista Dorotea Muhr, era por simple "pereza".

Muhr, conocida como Dolly Onetti, repasó hoy algunos de los aspectos de su vida con el que está considerado como el inventor de la novela latinoamericana moderna durante su participación en los Cursos de Verano de la Universidad Complutense de Madrid, que se celebran en San Lorenzo de El Escorial.

"Juan dormía, comía, leía y hacía el amor todo en la cama, porque consideraba que era donde pasaba todo lo importante, pero en realidad era pereza", explicaba la violinista, que vivió con su marido desde 1974 en España.

Muhr, a la que Mario Vargas Llosa -autor de El viaje a la ficción. El mundo de Juan Carlos Onetti- ha descrito como "compañera, secretaria y ángel de la guarda", fue la cuarta "y definitiva" esposa de Onetti (Montevideo, 1909-Madrid, 1994).

El autor de Juntacadáveres se casó por primera vez con su prima María Amalia Onetti, madre de su hijo Jorge; a los tres años se separó y se casó con la hermana de la anterior, María Julia, y en 1945 se casó con Elizabeth Maria Pekelharing, compañera suya en Reuters.

Onetti se exilió en España en 1974, huyendo de la dictadura uruguaya y tras pasar tres meses encarcelado, acusado de haber sido jurado del premio literario "Marcha", que ganó un cuento tachado de "pornográfico" por las autoridades.

Dolly Onetti y el uruguayo estuvieron juntos casi cuarenta años, en medio de los cuales él escribía columnas para Efe gracias a las que, recordaba su viuda, podían vivir porque les pagaban en dólares.

El matrimonio Onetti vivía feliz porque, sostiene Dolly, se complementaban "como hacen los buenos matrimonios", a pesar de que el padre de ella tuvo serias reticencias a dicho enlace.

"Yo cuidaba a Juan aunque él intentó convencer a mis padres de que él me cuidaba a mí para que nos dejaran estar juntos", explica Dolly Onetti, que asumió todas las tareas y responsabilidades, "desde pasar los artículos y libros a máquina a firmar los contratos de las viviendas".

Sobre los tres meses que pasó en la cárcel en Uruguay, asegura que aquel fue "un momento delicado" en la historia del país latinoamericano.

Fue ella quien lo sacó de allí y lo metió en un psiquiátrico vendiendo todo lo que tenían para poder pagarlo. "Cuando salió de la cárcel, Uruguay era una dictadura", recuerda.

El escritor no esperaba que le dieran el Premio Cervantes -en 1980- "porque era muy supersticioso, así que se quedó en la cama; pero al final llamaron a la puerta".

Cuando preguntaron a Onetti qué significaba el Cervantes para él, dijo que "diez millones de pesetas".

Durante su participación en los cursos de El Escorial, Dolly Onetti presentó algunas cartas que ella envió a su madre sobre el escritor, en las que describía cómo Onetti sufría por "matar a los personajes de sus libros" y otros momentos de su vida cotidiana.

Ella, aunque dedicó su vida al escritor, también era violinista, algo que, según relató, "era la cruz de Juan". "Pero yo lo entendía porque es horrible vivir con un violinista", señala, a pesar de que la música era su gran vocación.

nrv

Mantente al día con el boletín de El Universal

 
 

COMENTARIOS